Donostia, 8 de junio de 2022. Emakumeak Zientzian ha recibido el primer premio STEAM Euskadi y el premio a la mención especial de perspectiva de género en la categoría de Iniciativa más innovadora de Educación STEAM promovida por otras entidades. Los premios STEAM Euskadi son concedidos por el Departamento de Educación del Gobierno Vasco y el acto de entrega ha tenido lugar esta mañana en Bilbao. El proyecto ha sido seleccionado entre las 137 candidaturas presentadas a la convocatoria.

El premio es un reconocimiento al recorrido realizado por la iniciativa Emakumeak Zientzian desde la primera edición en 2017, y al trabajo de todas las personas y entidades implicadas en su desarrollo. Emakumeak Zientzian viene proponiendo un amplio programa de actividades dirigidas a toda la sociedad en torno al 11 de Febrero, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la ciencia, haciendo hincapié en colectivos especialmente importantes para propiciar un acceso y desarrollo profesional igualitario en las disciplinas STEM.

El objetivo de Emakumeak Zientzian es hacer visible la actividad de las mujeres en ciencia, romper con los roles típicamente masculinos atribuidos a las actividades científico-técnicas, y fomentar la elección de carreras científicas entre niñas y adolescentes.

C-OLORES. Un taller con la Abuela de la Química

31 Mayo 2022, 1:06 pm
Publicado en Blog
portada Olores

El olor es pura ciencia en acción. No se vé, no se toca, no se escucha, pero acompaña nuestros días y estimula el más antiguo y complejo de nuestros sentidos. El olfato ha despertado la curiosidad de investigadoras y ha inspirado a artistas a lo largo de la historia. Una de ellas es la mujer que hace 20 siglos se preguntó por primera vez:

María de Alejandría, la madre de la alquimia, por tanto la abuela sabia de la química, inventó un objeto con que atrapar al olor: el alambique.

En el taller C-OLORES de Alejandría, María nos enseñará cómo funciona su invento estrella que sigue siendo utilizado por tantos y tantas para recolectar olores. Exploraremos en el laboratorio técnicas para recolectar olores propios del barrio y los haremos visibles gracias a pinturas fluorescentes y luces RGB y UV.

El aprendizaje más importante que busca este taller es reconocer el olfato como un sentido presente e importante en nuestra vida. Además, conoceremos la historia de una científica y su relación con la técnica más utilizada actualmente para la destilación de olores.

Será obligatoria la inscripción de, al menos, una persona adulta, que acompañe a las/os menores que vayan a participar. Los grupos serán, como máximo de 5 personas.

LUGAR: Sala Darwin

FECHA: 11 de junio

HORARIO: 12:00 y 17:00

IDIOMA: Castellano

DURACIÓN: 1h

PÚBLICO: Niños/as a partir de 10 años

COMPRA ONLINE


Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia que se celebrará a nivel mundial el 11 de febrero, Eureka! Zientzia Museoa, junto con otras entidades (CFM, DIPC, nanoGUNE, Polymat, Biodonostia, Tecnum, Informatika Fakultatea EHU, Kimika Fakultatea EHU y Elhuyar) participará en la iniciativa “Emakumeak Zientzian” con el objetivo de lograr que las mujeres y niñas tengan acceso y una participación plena e igualitaria en la ciencia. 

Entre todas las entidades que hemos tomado parte, hemos diseñado un programa con actividades dirigidas a todos los públicos.

Concretamente, en Eureka! Zientzia Museoa tendrá lugar una exposición del 11 de febrero-13 de marzo, de la mano de Elhuyar, con el fin de dar visibilidad a las vidas científicas de doce mujeres que han revolucionado la ciencia con sus descubrimientos

Así mismo, el 12 y 13 de febrero ofreceremos unos talleres científicos familiares y gratuitos relacionados con algunas de las mujeres científicas mencionadas en la exposición.

En el siguiente enlace disponéis de una información más detallada y la opción de realizar la inscripción.

Emakumeak Zientzian sigue sumando

18 Octubre 2021, 8:01 am
Publicado en Blog

* Diecisiete entidades vascas organizarán conjuntamente la 6ª edición de Emakumeak Zientzian tras la firma, hoy, de un nuevo acuerdo de colaboración

* El objetivo principal de esta iniciativa es unir fuerzas para dejar claro que la ciencia sí es cosa de chicas.

Detalles

Creado: 15 Octubre 2021

Diecisiete entidades vascas unen fuerzas en torno al proyecto Emakumeak Zientzian a través de la firma de un nuevo acuerdo de colaboración, ratificando así su compromiso con los objetivos de la iniciativa: hacer visible la actividad de las mujeres en ciencia, romper con los roles típicamente masculinos atribuidos a las actividades científico-técnicas, y fomentar la elección de carreras científicas entre niñas y adolescentes.

Con estos objetivos en mente, las entidades suman fuerzas para la organización de un programa de actividades conjunto con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebra cada año el 11 de febrero.

Esta mañana se ha llevado a cabo la firma del acuerdo de colaboración del proyecto que va adquiriendo mayor dimensión año tras año. Las 17 entidades firmantes del acuerdo de cara a la 6ª edición de Emakumeak Zientzian son una muestra representativa importante del tejido de la ciencia y la tecnología en Euskadi. Esta unión es el resultado de una iniciativa –Emakumeak zientzian- de ‘puertas abiertas’ con vocación aglutinadora y que tiene claro que sumando somos mejores.

De esta forma, de cara a 2022, las entidades organizadoras del proyecto Emakumeak Zientzian son POLYMAT, CIC nanoGUNE, Donostia International Physics Center (DIPC), el Centro de Física de Materiales (CFM CSIC-UPV/EHU), CIC biomaGUNE, Biodonostia, Tecnun-Escuela de Ingeniería, Ceit, Eureka! Zientzia Museoa, Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Gipuzkoa, Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL), Lortek, la Facultad de Informática, la Escuela de Ingeniería de Gipuzkoa y la Facultad de Química de la UPV/EHU, Elhuyar, y el Parque Científico y Tecnológico de Gipuzkoa.

A partir de la firma del convenio, las entidades organizadoras, gracias en gran medida a la implicación y dedicación de decenas de profesionales del ámbito de la ciencia y la tecnología (investigadoras/es, docentes de la universidad, ingenieras/os, etc) se pondrán a trabajar para diseñar un programa completo con una gran variedad de actividades para que el mensaje de que ‘la ciencia sí es cosa de chicas’ llegue y cale en el mayor número posible de personas.

entidades han ratificado su compromiso con los objetivos del proyecto y se han unido para preparar un programa de actividades que llegue cada vez a más personas.

Eureka! presenta un nuevo espacio lúdico dentro de su exposición permanente con la incorporación del juego Hi Score Science. Este proyecto de divulgación, desarrollado por los centros de investigación Instituto de Nanociencia y Materiales de Aragón, INMA, y el Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea, ISQCH, pretende fomentar la curiosidad científica de los usuarios haciéndoles partícipes en un concurso de preguntas científicas generalistas, incluyendo explicaciones divulgativas de la realidad científica que esconde detrás cada una de las repuestas. 

skin   IMG 20210430 095911 01

Nuestra piel es un órgano sensitivo. A través de él sentimos picor, dolor, frío, calor, … Es la primera capa de nuestro cuerpo y por ello tiene una función importante frente a las amenazas del exterior.

Repasemos,en concreto, cómo reacciona nuestra piel frente a los cambios de temperatura.

Nuestro cuerpo necesita mantener una temperatura más o menos constante en su interior (entre 35,8 y 37,2 ºC). Sentimos calor o frío a través de las terminaciones nerviosas que llegan a la dermis, la segunda capa de nuestra piel (recordamos: epidermis es la capa superior, dermis está debajo y la hipodermis es la capa inferior). Estas terminaciones nerviosas son los sensores que envían la información al hipotálamo, la región del cerebro que regula esta función. El hipotálamo entonces, ordena a los vasos sanguíneos que se dilaten o se contraigan según sentamos calor o frío.

skin

Si tenemos calor, el cerebro ordenará a los vasos sanguíneos de la dermis que se dilaten para que aumente el flujo de sangre y de esta forma, disipe el calor de la piel hacia el exterior.  

Pero la piel tiene otras formas para ayudar a bajar la temperatura de nuestro cuerpo; una muy importante es la sudoración. Las glándulas sudoríparas, que también se localizan en la dermis sueltan gotas de sudor a través de los poros de la piel. Cuando las gotas salen a la superficie y se evaporan, absorben calor de la piel. A través de este proceso de evaporación, el sudor enfría la piel y ésta la sangre y los tejidos, y se pueden perder hasta unas 500 calorías por litro de sudor. El problema se puede producir si la temperatura ambiente es elevada y tiene un alto grado de humedad (aprox. 32º y 60%). En estas condiciones y si estamos haciendo ejercicio y nuestro cuerpo genera mucho calor, el aire puede no ser capaz de aceptar más humedad y no podremos deshacernos de ese sudor.

Cuando sentimos frío, los procesos se invierten. Los vasos sanguíneos se contraen para reducir el flujo sanguíneo en las zonas de la piel y mantenerlo en las zonas centrales del cuerpo. De hecho, cuando el frío es realmente intenso, los vasos sanguíneos se contraen hasta tal punto que no dejan pasar el flujo de sangre hasta las células, y éstas mueren por la falta de oxígeno (congelación).

Pero además de los vasos sanguíneos y las glándulas sudoríparas, el pelo también puede actuar para mantener o desprender el calor corporal. El cuerpo humano tiene de media 5 millones de folículos pilosos (pelos) y recubren prácticamente todo nuestro cuerpo excepto las palmas de las manos y las plantas de los pies. Cuando tenemos frío, un pequeño músculo (pili) que tiene cada pelo, lo pone “de punta” generando el fenómeno de la “piel de gallina”, que atrapa el calor corporal cerca de la piel. Sin embargo, este método para regular la temperatura no parece muy eficaz en los humanos, aunque sí debe serlo para otros mamíferos y para las aves, gracias a que estos, a diferencia nuestra, tienen en general mucho pelo y pelo más grueso.

A algunos seres humanos les gusta comer picante, a otros no. En ocasiones añadimos especias picantes a los platos que elaboramos, pero otras veces comemos frutos picantes enteros, como las guindillas, por ejemplo.

Cualquier otro mamífero que coma por error, o por desconocimiento, un fruto picante, lo masticará, lo escupirá y se encargará de no volver a comer nada procedente de esa planta nunca más. El picante es, por lo tanto, un mecanismo de defensa de las plantas para evitar ser devoradas por mamíferos herbívoros.

Sin embargo, las aves pueden ingerir frutos picantes sin que les arda la boca y pueden hacerlo porque no los mastican. Al tragarlos enteros, las moléculas responsables de generar el picante permanecen intactas dentro de los frutos y las semillas, evitando la sensación de picor o ardor.

 

Aunque el queso tenga férreos detractores, hay que decir que quienes lo amamos somos mayoría, basta con atender a los datos de consumo. En España, cada ciudadano consume, de media, 8 kg de queso al año, aunque esta cifra queda bastante lejos de los 17 kg anuales de los europeos, en general.

Pero, realmente, ¿qué es lo que hace que el queso nos resulte, por lo menos a algunas personas, tan adictivo? La caseína, la proteína más abundante de la leche, y que aparece en el queso en una concentración mayor (como el resto de los componentes). Y, la cuestión es que, durante el proceso de digestión, la caseína se descompone en diferentes sustancias, entre ellas la casomorfina que, tal y como su propio nombre nos sugiere, es una sustancia “similar” a la morfina, lo que convertiría al queso en un alimento potencialmente adictivo.   

Bovine casomorphin 7 

  La casomorfina es una exorfina, que es lo mismo que una endorfina (o péptido opiode endógeno) pero que se genera en nuestro cuerpo como consecuencia de la ingesta de, en este caso, la caseína. Por lo tanto, la casomorfina, posee efectos semejantes a los opioides, pero ¡que no cunda el pánico! El poder adictivo de la casomorfina es más de diez veces inferior al de la morfina, así que no nos generará un problema de adicción, por lo menos no demasiado grave…

Además de la acción adictiva, esta sustancia también genera una agradable sensación de bienestar. El mejor ejemplo de esta sensación placentera lo encontramos en la leche materna y en el bienestar que transmiten los bebés que están mamando o recién amamantados (lo que, por esto lares, llamamos estar “goxo”). Muchas personas siguen recreando esta sensación tomando un vaso de leche templada antes de ir a dormir. Podemos considerar esta acción como un vínculo con nuestra época más temprana.

EL COLOR DEL MAR

15 Octubre 2020, 12:17 pm
Publicado en Escrito

¿De qué color es el mar? A esa pregunta la mayoría de la gente respondería “azul”, pero ¿por qué, si el agua es transparente e incolora? ¿Es azul el mar? Hablaremos sobre el color del mar y de por qué este hecho tiene su importancia para los científicos.

En general, el modo que interacciona la luz con el medio en el que incide, es lo que determina el color de las cosas. Por ejemplo, vemos una flor de color rojo porque la radiación visible correspondiente a la luz roja no es absorbida por la flor, y el resto sí.

¿Pero en el caso del mar? No tenemos más que fijarnos en un vaso de agua, podemos incluso coger un vaso de agua de mar, y será transparente. ¿Por qué, entonces, se ve el mar de color azul?

Es cierto que en un vaso el agua se verá transparente, pero cuanta más cantidad de agua tengamos, estamos hablando de mucha agua, entonces ésta irá cogiendo un color azul. Todo depende de la cantidad de agua.

El "color" del océano está determinado por las interacciones de la luz solar y las partículas que hay presentes en el agua. Como sabemos, la luz solar está compuesta por un espectro de ondas electromagnéticas, que, cuando se descompone, por ejemplo,

Cuando la luz del sol incide sobre la superficie del agua, los diferentes colores son absorbidos, transmitidos, dispersados ​​o reflejados en diferentes intensidades por las moléculas de agua y otros componentes denominados ópticamente activos en suspensión en la capa superior del océano.

Cuando la luz llegluzfondomarcasa a la superficie del océano, la primera radiación en ser absorbida es la radiación infrarroja, que no vemos, y que corresponde al calor. Ésta es absorbida en el primer metro de agua.

La luz roja desparece a los 10 m., la amarilla a los 30 m, mientras que la verde puede penetrar hasta los 50 m, y la azul, lo puede hacer hasta los 200-300 m. Por lo tanto, si el mar no contiene partículas disueltas, se verá de color azul y el azul será más intenso a más profundidad.

Un hecho curioso que se deriva de que el mar sea de color azul, es el de que por debajo de los 100 m. hay mayor cantidad de animales de color rojo. Esto es debido a que la luz roja no llega a esa profundidad, y dado que es la única que los objetos rojos reflejan, resultan invisibles al resto. Por la misma razón hay menos animales de color azul.

Absorción de la luz según la profundidad del océano.

Sin embargo, si hay partículas suspendidas en el agua, estas hacen que aumente la dispersión de la luz azul.

En zonas costeras, en las que se mueve el fondo por mareas, olas y tormentas, las sustancias pueden cambiar el color de las aguas.

Algunos tipos de partículas también pueden contener sustancias que absorben ciertas longitudes de onda de luz, lo que altera sus características.

En mares con grandes costas, el color depende de las cantidades de partículas orgánicas e inorgánicas presentes. Estas partículas absorben fuertemente la radiación azul y dejan pasar la radiación verde, y por ello en algún caso se ve el mar más verdoso.

Por qué se produce esta absorción del color azul por el agua

La razón por la que el agua absorbe cierta parte de la radiación es por los modos de vibración de la molécula.

El agua está formada por tres átomos (uno de oxígeno y dos de hidrógeno), y estos átomos no están quietos, sino que se mueven. En concreto el agua tiene 3 modos de vibración, cada uno a una frecuencia determinada. Cuando un fotón (partícula de radiación luminosa) incide sobre la molécula de agua con una energía determinada, entonces la molécula absorbe esta radiación. Esto sucede con casi todas las longitudes de onda (diferente para cada color del espectro), pero es mínima para la luz azul, cuya longitud de onda no es la adecuada para producir este fenómeno.

Cuando se absorbe energía la molécula se dice que pasa a un estado de vibración superior en el que los modos de vibración no varían, ni sus frecuencias, pero sí la amplitud de la vibración.

Modos de vibración de la molécula de agua.

El verdor del mar: el fitoplancton

Como antes hemos mencionado, hay otro factor importante que determina el color que puede tomar el agua del mar: las partículas, de tipo orgánico e inorgánico, que se encuentran dispersas en el agua.Entre estas partículas que se encuentran en el agua, las más importantes son el fitoplancton.

El fitoplancton son plantas marinas microscópicas que usan la clorofila y otros pigmentos para realizar la fotosíntesis. La clorofila es un pigmento que se ve de color verde porque absorbe el rojo y el azul y refleja el verde. Los océanos que tienen gran concentración de fitoplancton aparecen con tonos verdosos, dependiendo de la densidad del fitoplancton.

El fitoplancton tiene gran importancia por ser la base de la cadena alimenticia marina. Es el alimento del zooplancton, que lo componen pequeños crustáceos, el krill o las medusas. A su vez, estos son el alimento de otros animales mayores, como tiburones o ballenas.

Los cambios en la cantidad de fitoplancton, además, pueden influir en la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, ya que el fitoplancton absorbe CO2 y emite O2. Puede ser una ayuda para regular el carbono en la atmósfera, y por ello puede ayudar a modelar el cambio climático. De hecho, el fitoplancton que hay en el océano absorbe el CO2 que se emite a la atmósfera. Se estima que, desde la época preindustrial, hace más de 200 años, los océanos han absorbido cerca de la mitad de las emisiones de CO2 generadas por la combustión de los hidrocarburos.

Observar el color del océano es algo más que puramente estético. De hecho, los científicos lo miden con el objetivo de estudiar diversos aspectos:

      • Observar los brotes de fitoplancton y, a una escala de tiempo mayor, observar su variación global.
  • Observar los brotes de algas rojas que son tóxicas para muchos peces etc. y así avisar a las pesquerías de su localización.
  • Medir la cantidad de carbono en el océano y el papel del océano en el clima de la Tierra, lo que puede ayudar a observar los cambios en el clima.

 

Brote de fitoplancton en el Cantábrico.

Cómo se mide el color del mar

Para determinar el color de los océanos, los científicos miden la intensidad de la luz que llega reflejada desde el agua. Lo hacen mediante unos aparatos denominados radiómetros, situados en satélites alrededor de la Tierra. Casi toda la luz que llega a la superficie del mar es atrapada por el aire o capturada por el agua. Aproximadamente un 10% regresa a la atmósfera, hacia la dirección de los satélites, que miden qué cantidad de esa luz tiene azules o verdes dentro del espectro. La luz que se refleja desde el interior del océano se llama radiancia y con ella se conoce el color del mar. Sin embargo, no es una labor sencilla, ya que hay que eliminar el resto de la luz que se refleja en la atmósfera, así como el reflejo del sol que produce el agua o la turbidez de las olas.

El color del océano, se estudia desde los satélites desde hace 39 años. Hoy en día muchas agencias espaciales tienen satélites con radiómetros, la NASA con los satélites Aqua y Terra, o el Joint Polar Satellite System (JPSS), la ESA con los satélites Sentinel, y otros países como China, Japón, India y Corea del Sur también tienen sus propios satélites.

El mar más azul del planeta

Y para acabar, una curiosidad: ¿cuál es el océano más azul de la Tierra?

Tras la observación durante 8 años del color de los océanos, un satélite de la NASA “Sea WiFS: Sea-viewing Wide Field-of-view Sensor”, concluyó que la zona del océano con el color azul más intenso se encontraba en el océano Pacífico, al noroeste de la isla de Rapa Nui, coloquialmente conocida como la Isla de Pascua.

El algoritmo de Youtube y las redes neuronales

20 Abril 2020, 2:03 pm
Publicado en Escrito

Los que conozcan Youtube y lo hayan utilizado frecuentemente, habrán podido observar o experimentar, cómo a medida que lo utilizamos, la web empieza a intuir (en forma de vídeos recomendados) nuestros gustos, las temáticas que nos atraen, qué vídeos nos divierten y, en consecuencia, cómo puede mantenernos enganchados en su plataforma la mayor cantidad de tiempo posible.

De hecho, si echáramos un vistazo a la cuenta de Youtube de algún conocido, veríamos que los vídeos recomendados por Youtube son completamente diferentes a los nuestros. Pero...¿cómo ha llegado Youtube a conocernos tan bien? ¿qué herramientas utiliza para dicho objetivo?

Una forma directa de entender a Youtube es imaginándose un algoritmo lleno de preguntas. Para los que no sepan qué es un algoritmo, un algoritmo consiste básicamente en una serie de instrucciones o reglas definidas que permiten solucionar un problema. Pensemos por un momento que somos el algoritmo de Youtube. Para conocer los gustos de nuestros usuarios podríamos formular una serie de preguntas: ¿qué canal de vídeo va más acorde a la edad del usuario? ¿qué canal comparte la localización geográfica del usuario? ¿qué duración debe tener el vídeo? ¿deportes o ciencia?

Analizando los vídeos que ve el usuario y contestando a esta serie de preguntas, el algoritmo de Youtube conseguirá, a medida que pase el tiempo, conocer cada vez mejor al usuario y recomendarle lo que realmente quiera ver. Este recetario de preguntas ha sido durante mucho tiempo el santo grial de la gente que creaba vídeos de Youtube, al fin y al cabo, conociendo el algoritmo, uno podía crear el vídeo perfecto.

Lo sorprendente es que Youtube ya no funciona con un algoritmo, estas preguntas, estas normas, ya no existen, el algoritmo de Youtube fue desenchufado hace tiempo y sustituido por algo mucho más poderoso e interesante, las redes neuronales (el aprendizaje automático). 

Una red neuronal es una especie de circuito eléctrico dentro de un programa informático que imita, de alguna forma, el funcionamiento de nuestras propias neuronas. A diferencia de los algoritmos comunes, una red neuronal no requiere de algoritmos o instrucciones para conseguir solucionar un problema, sino que es capaz de aprender por sí mismo. Así, consigue resolver problemas de forma resolutiva sin la necesidad de tener que programar un algoritmo previamente. Y ¿cómo consigue Youtube saber nuestros gustos con estas redes neuronales? Como suele ocurrir habitualmente en la ciencia, lo más fácil para entender algo complejo es utilizar una analogía.

Red neuronal

Imaginemos que queremos una red neuronal para conseguir identificar gatos de forma automática en las miles de imágenes que circulan por Internet. En un principio, la red neuronal no sabrá nada y habrá que entrenarla. Por ejemplo, le podremos mostrar una imagen con un perro y un gato juntos, y decirle cual es el gato sin darle ninguna instrucción ni descripción, únicamente indicándolo. Después, le pondremos una imagen algo más compleja como, por ejemplo, la de un gato con un leopardo. De nuevo, le indicaremos cuál es el gato. Si seguimos entrenando esta red neuronal con más y más ejemplos, llegará un punto en el cual, la red neuronal será capaz por sí misma de identificar y relacionar si hay algún gato en la imagen de Internet que le vayamos a mostrar. 

De nuevo, el concepto es abstracto. Sin la ayuda de ningún algoritmo y únicamente entrenándola, la red neuronal consigue llevar a cabo la tarea que le hemos encomendado. 

Aunque este ejemplo pueda parecer simple y algo absurdo, nos demuestra la relevancia que pueden llegar a tener las redes neuronales en un futuro. Imaginad que entrenamos una red neuronal para que, en vez de imágenes de gatos, pueda identificar células cancerígenas. O que la entrenamos para analizar señales de estrellas que pueden albergar exo-planetas. O para predecir modelos climatológicos. O... para conocer nuestros gustos, como lo hace Youtube.

En la era del Big Data, donde carecemos del tiempo necesario para analizar todos los datos que generamos, las redes neuronales representan una tecnología revolucionaria que dará mucho de qué hablar en un futuro cada vez más presente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 1 de 2