El algoritmo de Youtube y las redes neuronales

20 Abril 2020, 2:03 pm
Publicado en Escrito

Los que conozcan Youtube y lo hayan utilizado frecuentemente, habrán podido observar o experimentar, cómo a medida que lo utilizamos, la web empieza a intuir (en forma de vídeos recomendados) nuestros gustos, las temáticas que nos atraen, qué vídeos nos divierten y, en consecuencia, cómo puede mantenernos enganchados en su plataforma la mayor cantidad de tiempo posible.

De hecho, si echáramos un vistazo a la cuenta de Youtube de algún conocido, veríamos que los vídeos recomendados por Youtube son completamente diferentes a los nuestros. Pero...¿cómo ha llegado Youtube a conocernos tan bien? ¿qué herramientas utiliza para dicho objetivo?

Una forma directa de entender a Youtube es imaginándose un algoritmo lleno de preguntas. Para los que no sepan qué es un algoritmo, un algoritmo consiste básicamente en una serie de instrucciones o reglas definidas que permiten solucionar un problema. Pensemos por un momento que somos el algoritmo de Youtube. Para conocer los gustos de nuestros usuarios podríamos formular una serie de preguntas: ¿qué canal de vídeo va más acorde a la edad del usuario? ¿qué canal comparte la localización geográfica del usuario? ¿qué duración debe tener el vídeo? ¿deportes o ciencia?

Analizando los vídeos que ve el usuario y contestando a esta serie de preguntas, el algoritmo de Youtube conseguirá, a medida que pase el tiempo, conocer cada vez mejor al usuario y recomendarle lo que realmente quiera ver. Este recetario de preguntas ha sido durante mucho tiempo el santo grial de la gente que creaba vídeos de Youtube, al fin y al cabo, conociendo el algoritmo, uno podía crear el vídeo perfecto.

Lo sorprendente es que Youtube ya no funciona con un algoritmo, estas preguntas, estas normas, ya no existen, el algoritmo de Youtube fue desenchufado hace tiempo y sustituido por algo mucho más poderoso e interesante, las redes neuronales (el aprendizaje automático). 

Una red neuronal es una especie de circuito eléctrico dentro de un programa informático que imita, de alguna forma, el funcionamiento de nuestras propias neuronas. A diferencia de los algoritmos comunes, una red neuronal no requiere de algoritmos o instrucciones para conseguir solucionar un problema, sino que es capaz de aprender por sí mismo. Así, consigue resolver problemas de forma resolutiva sin la necesidad de tener que programar un algoritmo previamente. Y ¿cómo consigue Youtube saber nuestros gustos con estas redes neuronales? Como suele ocurrir habitualmente en la ciencia, lo más fácil para entender algo complejo es utilizar una analogía.

Red neuronal

Imaginemos que queremos una red neuronal para conseguir identificar gatos de forma automática en las miles de imágenes que circulan por Internet. En un principio, la red neuronal no sabrá nada y habrá que entrenarla. Por ejemplo, le podremos mostrar una imagen con un perro y un gato juntos, y decirle cual es el gato sin darle ninguna instrucción ni descripción, únicamente indicándolo. Después, le pondremos una imagen algo más compleja como, por ejemplo, la de un gato con un leopardo. De nuevo, le indicaremos cuál es el gato. Si seguimos entrenando esta red neuronal con más y más ejemplos, llegará un punto en el cual, la red neuronal será capaz por sí misma de identificar y relacionar si hay algún gato en la imagen de Internet que le vayamos a mostrar. 

De nuevo, el concepto es abstracto. Sin la ayuda de ningún algoritmo y únicamente entrenándola, la red neuronal consigue llevar a cabo la tarea que le hemos encomendado. 

Aunque este ejemplo pueda parecer simple y algo absurdo, nos demuestra la relevancia que pueden llegar a tener las redes neuronales en un futuro. Imaginad que entrenamos una red neuronal para que, en vez de imágenes de gatos, pueda identificar células cancerígenas. O que la entrenamos para analizar señales de estrellas que pueden albergar exo-planetas. O para predecir modelos climatológicos. O... para conocer nuestros gustos, como lo hace Youtube.

En la era del Big Data, donde carecemos del tiempo necesario para analizar todos los datos que generamos, las redes neuronales representan una tecnología revolucionaria que dará mucho de qué hablar en un futuro cada vez más presente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A la caza del rayo verde

7 Mayo 2020, 1:54 pm
Publicado en Escrito

Julio Verne en 1882 escribió la novela El Rayo Verde en la que sus personajes van en busca de este fenómeno luminoso y describe su color con estas palabras: “un verde que ningún artista podría jamás obtener en su paleta, un verde del cual ni los variados tintes de la vegetación ni los tonos del más limpio mar podrían nunca producir un igual.Si hay un verde en el Paraíso, no puede ser salvo de este tono, que muy seguramente es el verdadero verde de la Esperanza"

Con esta descripción ¿quién querría perdérselo?

Afortunadamente desde primeros de mayo y hasta primeros de septiembre podemos empezar a disfrutar en San Sebastián de atardeceres espectaculares debido a que el Sol se oculta por el mar. Sin duda merece la pena aprovechar esta época para acercarnos a la costa e intentar observar durante este momento tan especial el rayo verde, un fenómeno luminoso que te explicamos a continuación.

La atmósfera dispersa los rayos del Sol

La radiación que llega del Sol a la Tierra, es atenuada por dos fenómenos: la absorción y la dispersión. La Tierra absorbe parte de la radiación solar y la reemite en forma de calor. El resto es dispersada, es decir, reflejada o redirigida por las partículas que componen los gases de la atmósfera y el polvo presente en la misma.
Los gases en la atmósfera terrestre provocan en la luz un fenómeno denominado “Dispersión de Rayleigh” (imagen 1). Ésta sucede cuando las partículas de la atmósfera, que son mucho más pequeñas que la longitud de onda de la luz dispersan los rayos, y lo hacen más para los rayos de longitudes de onda más cortas y menos para los rayos de longitudes onda más largas. Recordemos que la luz del Sol está formada por un conjunto de luces de longitudes de onda distintas, lo que llamamos espectro de la luz y que lo podemos visualizar en el arcoíris.

Dispersin de Rayleigh

La componente azul es dispersada en todas las direcciones y por eso nosotros vemos el cielo de color azul.

¿Qué pasa cuando el Sol está en el horizonte?

Cuando el Sol está cerca del horizonte la capa de aire que atraviesan los rayos de luz es 38 veces mayor que cuando el Sol está en el zenit (punto más alto del cielo) Imagen 2. En estos momentos, el Sol adquiere un color rojizo. La razón de que esto sea así, es que la capa de aire al ser mucho mayor, produce casi infinitas dispersiones del color violeta, desapareciendo de nuestra línea de visión y quedando el color rojizo.

atmsferagrosor  Imagen 2

Además, la presencia de partículas de polvo, de agua y de humo puede favorecer este color rojizo del Sol.

El rayo verde

Cuando el Sol sale o desaparece por un horizonte bajo y sin relieve, preferiblemente el mar, podemos tener la suerte de observar el “rayo verde”, aunque no es un rayo, sino más bien, un destello.
El último segmento de Sol que desaparece en el horizonte puede, a veces, emitir un flash de color verde. Se trata de una luz que dura tan sólo entre 1 y 2 segundos. Para poder observarlo, la atmósfera tiene que estar despejada y clara.

Veamos cómo se produce el rayo verde:

Cuando el Sol está muy cerca del horizonte (H), los diferentes rayos de luz (verde, amarillo, rojo) se desvían por el fenómeno de la difracción, desviándose más los rayos de luz de longitudes de onda cortas (azul, verde) y menos las largas (rojo). Si nos olvidamos de la luz azul que es dispersada, esto provoca que la imagen verde del Sol se sitúe más alta y la roja más baja. Cada una de las imágenes de los diferentes colores intermedios se superponen unas con otras, ya que la dispersión es bastante menor que el diámetro del Sol, excepto para los bordes superior e inferior. Pero el último rayo en desaparecer es el que sí podemos llegar a ver, que es el color verde (imagen 3).

El rayo VerdeImagen 3

Existen dos tipos de rayos verdes:
Los rayos verdes pueden ser de dos tipos: los llamados “rayos espejismos inferiores” y los “rayos espejismos simulados”. El primero de ellos es el que se observa más frecuentemente. Tiene forma ovalada y achatada y ocurre justo sobre la línea del horizonte. Este tipo sucede cuando la superficie del mar está más caliente que el aire que está sobre él. El segundo tipo ocurre cuando todavía observamos casi todo el disco del Sol y sucede cuando la superficie del mar está más fría que el aire.

Rayo verde de espejismo inferior. @wikimediacommons.

572px Green flash and mock mirage

Rayo verde de espejismo inferior. @wikimediacommons.                                                      Rayo verde de espejismo simulado. @Broken Inaglory - own work, CC BY-SA

El rayo verde es un fenómeno que también se puede observar al amanecer, sin embargo, resulta más complicado porque es difícil predecir la posición exacta de los primeros rayos sobre el horizonte y durante el tiempo en el que nuestros ojos se dirigen hacia el punto luminoso, el rayo verde ya se ha apagado.

¡Así que aprovechemos los próximos meses para intentar ver este bonito fenómeno!

NOTICIAS CIENTÍFICO-TECNOLÓGICAS MÁS RELEVANTES DEL 2019 SEGÚN EUREKA!

SE OBTIENE LA PRIMERA IMAGEN DE UN AGUJERO NEGRO

El 10 de julio astrónomos del HTC (Event Horizon Telescope) mostraron al mundo la primera fotografía obtenida de un agujero negro, confirmando la existencia de estos objetos predichos por Einstein 100 años antes. En realidad, es la imagen del horizonte de sucesos del agujero negro, el límite a partir del cual nada puede escapar del agujero negro, ni siquiera la luz.



Se trata de un agujero negro supermasivo localizado en la galaxia M87, a 55 millones de años-luz de distancia y con una masa 6.500 millones de veces la masa del Sol. Los agujeros negros supermasivos son objetos astronómicos relativamente pequeños lo que ha hecho prácticamente imposible observarlos hasta ahora.

En la imagen, vemos un anillo de luz que corresponde a los fotones y el gas que fluye a su alrededor. En la imagen vemos como la luz de la parte inferior del anillo es más brillante que la superior. Esto es debido a que el agujero negro está rotando y mientras que en la región inferior la luz se desplaza hacia el observador y aparece más brillante, en la parte superior, la luz se aleja y aparece más tenue. Se trata de un efecto Doppler relativista.

La imagen fue obtenida por una red de 8 telescopios (HTC) situados en diferentes partes del mundo (EEUU, Chile, México, España y la Antártida) y en la que han colaborado más de 200 científicos de todo el mundo.

CHINA ATERRIZA UNA SONDA ESPACIAL EN LA CARA OCULTA DE LA LUNA

El día 3 de enero, la Agencia Espacial China logró hacer aterrizar con éxito, por primera vez, un rover en la cara oculta de la Luna. La misión tiene como objetivo analizar el suelo de esta zona, ya que se cree que su composición puede ser rica en hierro y magnesio, y muy diferente a la del lado visible. De hecho, la superficie del otro lado de la luna es diferente, ya que tiene menos “mares”, y mucho mayor número de cráteres.

La misión puso en órbita alrededor de la Luna el satélite Chang’e 4 e hizo alunizar el rover en el cráter Von Kármán, de 184 km, en el hemisferio sur de la luna, uno de los cráteres de impacto más grandes del Sistema Solar.

Entre los experimentos llevados a cabo, está el primero realizado en la luna de tipo biológico, que consistió en hacer brotar semillas de algodón. Hay que tener en cuenta las condiciones extremas en las que se hizo, ya que en la luna las temperaturas pueden variar entre los 100 grados centígrados de día y los 100 grados bajo cero por la noche. Además, en esta misión, China encontró una substancia extraña, simular a un gel, cuya naturaleza los científicos chinos no han explicado todavía.

PRIMER COMETA INTERESTELAR QUE VISITA EL SISTEMA SOLAR

En agosto pasado el astrónomo aficionado Gennadiy Borisov, de Crimea, descubrió con su telescopio de 0,67 m. el primer cometa interestelar que ha llegado a nuestro sistema solar, o, mejor dicho, el primero que hemos detectado.

El cometa cuyo nombre oficial es 2l/Borisov, permanecerá unos meses en nuestro sistema solar. Hasta mediados de noviembre podrá ser observado por los telescopios del hemisferio norte, y a partir de esa fecha, cuando cruzará la eclíptica, será estudiado por los del hemisferio sur. Su mayor acercamiento al Sol será el 8 de diciembre, y podrá ser observado relativamente bien hasta abril del 2020.

Hasta la fecha se ha observado que este cometa es muy similar en estructura y composición a los cometas de nuestro propio sistema solar. El telescopio William Herschel de la Palma ha detectado Cianuro (CN) y C2, moléculas que también han sido detectadas en otros cometas.

Sin embargo, éste no es el primer objeto interestelar que, sepamos, se adentra en nuestro sistema solar, ya que en el 2017 se descubrió otro cuerpo, Oumamua, de forma extrañamente alargada, que fue clasificado como asteroide, aunque tras los últimos datos analizados parece que pueda ser un cometa sin cola.


DETECTADA LA PRIMERA MOLÉCULA QUE SE ORIGINÓ EN EL UNIVERSO

La revista Nature dio a conocer en abril el descubrimiento en el espacio de la primera molécula que se originó en el Universo, Hidruro de Helio o HeH+. El descubrimiento fue realizado por el telescopio del observatorio SOFIA

Cuando el Universo se había enfriado hasta los 4.000 K tras el Big Bang, ocurrido hace unos 13.800 millones de años, los elementos ligeros producidos en éste, empezaron a combinarse. El hidrógeno ionizado interactuó con el helio, creando la primera molécula, el HeH+. Posteriormente, la destrucción de esta molécula generó el hidrógeno molecular, que es la molécula más abundante en el Universo.

El HeH+ fue detectado en la nebulosa planetaria NGC7027. La fuerte radiación producida por la enana blanca situada en el centro de la nebulosa, junto con una gran densidad de hidrógeno y helio resultan en un excelente lugar donde esta molécula puede formarse hoy en día.

GOOGLE RECLAMA HABER CONSEGUIDO LA SUPREMACÍA CUÁNTICA DE LA COMPUTACIÓN

Por primera vez, un ordenador cuántico ha realizado un cálculo matemático imposible de realizar por ordenadores clásicos. El hito ha sido llevado a cabo por la computadora cuántica Sycamore de Google, al resolver en unos 200 segundos un algoritmo matemático que necesitaría de más de 10.000 años para ser resuelto con ordenadores clásicos. Este algoritmo específico genera secuencias de números aleatorios que carecen de una aplicación práctica pero que sirven para demostrar que la supremacía cuántica es posible con este tipo de computación.

Los ordenadores cuánticos son sistemas de procesado y manejo de datos basados en qubits, los equivalentes a los bits de los ordenadores clásicos. No funcionan con transistores (materiales semiconductores como el silicio) ni están regidos por los principios clásicos de la física. Estos ordenadores se sumergen en el mundo de la física cuántica utilizando materiales superconductores (que necesitan operar a temperaturas extremadamente bajas) y que se basan en principios exóticos como la ley de exclusión de Pauli.

HALLADO EN UNA CUEVA FILIPINA UN NUEVO MIEMBRO DEL GÉNERO HOMO

A la lista de los ya conocidos cinco miembros del género HOMO, los neandertales, denisovanos, floresiensis, erectus y sapiens, hay que añadirle el Homo luzonesis, un nuevo miembro descubierto recientemente y que hará que tengamos que reescribir los libros de texto. Sus restos han sido hallados en la cueva de Callao, en la isla de Luzón (de aquí el nombre), Filipinas. Un total de 13 huesos y dientes desenterrados apuntan a la existencia de una nueva especie humana que vivió en esta isla hace al menos 67.000 años. Los restos presentan las suficientes diferencias antropológicas como para catalogarlos como un nuevo miembro del género Homo (recordad que, en la actualidad, de todos los miembros conocidos solo el Homo sapiens ha sobrevivido a la extinción).
Los restos encontrados forman parte de tres individuos diferentes, aunque no se ha podido extraer el ADN para conocer más detalles. Eso sí, dado el tamaño de los restos se piensa que al igual que el Homo floresiensis, el Homo luzonensis parece haber sido especialmente pequeño, probablemente debido a un proceso evolutivo conocido como enanismo insular, donde, debido a la situación geográfica (Luzón es una isla aislada) el cuerpo se reduce de forma significativa generación tras generación debido al acceso limitado de los recursos.

¿INDICIOS DE UNA NUEVA FUERZA FUNDAMENTAL?

En el año 2016, físicos húngaros publicaron los resultados de un complejo experimento que presentaba indicios de haber encontrado una nueva fuerza fundamental, la que podría ser la quinta fuerza de la naturaleza (la gravedad, la fuerza electromagnética, la fuerza nuclear débil y la fuerza nuclear fuerte son las cuatro que conocemos hoy en día). En un complejísimo experimento, estos físicos húngaros analizaron los restos de la desintegración de núcleos atómicos ligeros (isotopos de Berilio-8 concretamente) cuando por sorpresa, encontraron un exceso de energía proveniente de una partícula desconocida. A esta partícula se la llamo X17 y se propuso como candidata a ser la exótica partícula predicha por la teoría y conocida como el fotón oscuro. El experimento contrajo mucha controversia en la comunidad científica a pesar de estar respaldado por una confianza estadística de 6,8 sigmas (en ciencia un valor estadístico de más de 5 sigmas se considera descubrimiento, siempre y cuando se observe en al menos dos experimentos o detectores diferentes).

En 2018, el CERN (el mayor acelerador de partículas del mundo) buscó la partícula sin éxito, aunque tampoco consiguió excluirla con certeza. Hasta ahora, el 2019, cuando de nuevo, los físicos húngaros responsables del experimento realizado en el 2016, han encontrado una partícula similar en un experimento análogo, pero algo diferente al del realizado en 2016 (han utilizado isotopos de Helio en vez de isotopos de Berilio). El hallazgo ha venido corroborado con una confianza estadística mayor aún que la conseguida en el primer experimento, 7,2 sigmas.

A pesar de todo, la complejidad del experimento y del tratamiento estadístico de los datos ha creado mucho escepticismo en la comunidad de física de partículas, y son pocos los que realmente dan credibilidad al experimento. Habrá que ser cautos y esperar que dicen los datos de futuros experimentos. Por lo menos, lo que sí deja claro esta noticia es que aún nos queda un largo camino por recorrer para poder descubrir todos los secretos que nos mantiene escondidos la naturaleza.

CIENTÍFICOS REVIVEN UN MAMUT DE 28.000 AÑOS EN CÉLULAS DE RATÓN

Llevamos décadas soñando con resucitar al mamut lanudo y, aunque las técnicas de ingeniería genética poco tienen que ver con las de hace 20 años, todavía no nos encontramos en condiciones de volver a ver caminar a estos impresionantes mamíferos.

Pero un equipo de investigadores rusos y japoneses que trabajan con los restos de un mamut lanudo congelado, conocido como Yuka y descubierto en 2012, ha dado un paso de gigante demostrando que al menos algunas funciones celulares de las células de los mamuts pueden permanecer intactas tras casi 30.000 años.

Esta investigación no ha conseguido revivir las células de Yuka, pero sí que algunas de sus funciones celulares se reactiven. Los científicos inyectaron algunas estructuras genéticas de Yuka en ovocitos de ratones y, aunque no consiguieron que las células comenzaran a dividirse, sí emprendieron algunos de los pasos necesarios para esa división celular. No resulta para nada sorprendente el hecho de que las células no pudiesen dividirse por completo ya que, entre otras razones, aunque Yuka sea el mamut mejor conservado encontrado hasta la fecha, el daño genético en sus células es considerable, por lo que su reactivación era algo altamente improbable.

Hasta ahora, se ha conseguido revivir virus encontrados en el permafrost de las regiones de descongelación, pero nunca se ha logrado recuperar células viables de un organismo fallecido hace mucho tiempo, es decir, células con ADN dañado, lo que sigue siendo un gran obstáculo para resucitar al mamut lanudo, o a cualquier otra especie extinta.

Aunque el intento de volver a traer a la vida al mamut lanudo no ha fructificado todavía, es innegable que los resultados de esta investigación suponen un gran paso adelante y un descubrimiento fascinante. De hecho, de los resultados obtenidos, los científicos esperan aprender más sobre las adaptaciones genéticas que permitieron al mamut lanudo sobrevivir en condiciones tan frías.

De todas maneras, a menos que surjan nuevas tecnologías y se encuentren muestras de ADN menos dañadas, es poco probable que los científicos lleguen a revivir un mamut lanudo en un futuro próximo.

UNA NUEVA TÉCNICA DE EDICIÓN GENÉTICA CAPAZ DE CORREGIR EL 90% DE LAS MUTACIONES CAUSANTES DE ENFERMEDADES


Llevamos años hablando de los beneficios y limitaciones de la técnica de edición genética CRISPR-Cas9, que permite editar el genoma de manera relativamente sencilla para conseguir eliminar mutaciones causantes de enfermedades. La técnica CRISPR-Cas9 consiste en cortar las dos hebras de la doble hélice del ADN dañado o causante de una enfermedad, añadir la secuencia concreta y confiar en que el sistema de reparación de la célula realice las modificaciones necesarias. Sin embargo, el sistema de reparación no funciona a la perfección y puede eliminar fragmentos de ADN necesarios, lo que puede causar efectos adversos de diversos.

Pero este año, hemos conocido una nueva técnica que podría llegar a corregir alrededor del 90% de mutaciones genéticas causantes de enfermedades eh humanos y, además, de una manera más controlada y con menos efectos adversos. Esta nueva técnica llamada “Prime Editing” (Edición Principal o Edición Mejorada), evita estos inconvenientes cortando una única hebra de ADN de la doble hélice y permitiendo que una enzima, guiada por la hebra existente, vaya completando la cadena extraída. De esta manera, la técnica no depende de los mecanismos de reparación de la célula, por lo que los errores y la pérdida de material genético se minimizan.

Esta nueva técnica de “Prime Editing”, desarrollada por el profesor David Liu y su equipo (del Broad Institute, afiliado a la Universidad de Harvard y al Instituto Tecnológico de Massachusetts) puede resultar esperanzadora en el caso de muchas mutaciones y podría llegar a tratar enfermedades genéticas que actualmente no pueden ser tratadas mediante CRISPR-Cas9, ya que es una técnica aparentemente más segura y eficaz.

De todas maneras, como en el caso de todas las técnicas innovadoras, es necesario seguir investigando para comprender los efectos de esta nueva técnica y/o su combinación con otras, así como para ir mejorando y llegando al mayor número de pacientes posible. Aunque es pronto para sacar conclusiones, los resultados iniciales parecen ser esperanzadores.

HALLADO EL CONTINENTE PERDIDO: GRAN ADRIA

Un equipo de geólogos de las Universidades de Utrech, Oslo y Zúrich han descubierto los restos de un continente, cuyos restos se encuentran enterrados bajo el sur de Europa.

Este continente, llamado Gran Adria, tenía el mismo tamaño que la Antártida y estaba cubierto por un liviano mar tropical, donde los sedimentos se acumulaban lentamente hasta convertirse en rocas.

Hace 240 millones de años comenzó a separarse del continente Gondwana; que comprendía lo que en la actualidad es África, América del Sur, Australia, la Antártida, el subcontinente indio y la Península Arábica. A partir de ese momento comenzó a desplazarse hacia el norte unos 3-4 centímetros al año.

Chocó con lo que hoy es Europa hace unos 120 millones de años, fragmentándose en pequeños trozos que fueron sepultados bajo en viejo continente. Algunas partes de ese continente se encuentran a 1500 kilómetros de profundidad. Solo una pequeña parte de esas rocas permanecieron en la superficie, y algunas de ellas forman parte de cadenas montañosas como los Alpes.

El estudio de estos restos que quedaron en la superficie ha sido complicado ya que se encuentran dispersos desde la Península Ibérica hasta Irán.

La investigación se publicó el 3 de septiembre de 2019 en la revista Gondwana Research.

MARGARITA SALAS FALGUERAS

Nació el 30 de noviembre de 1938 en Canero, Asturias y falleció el 7 de noviembre de 2019, a la edad de 80 años. Era una de las mayores científicas del siglo XX.

Su padre médico fue el que le animo en su interés por las ciencias. Se licenció en ciencias químicas en la Universidad Complutense de Madrid en el año 1963. Se graduó en Ciencias Químicas y realizó su tesis doctoral. Conoció a Severo Ochoa, quién le orientó para que se dedicase a la bioquímica.

En el año 1964 se marchó a Estado Unidos, al departamento Científico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York junto con su marido Eladio Viñuela. Su estancia en EEUU duró hasta 1967, momento en el que regresaron a Madrid para desarrollar la biología molecular. Fundó el primer grupo de investigación genética molecular del país en el Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC. Trabajó en este centro hasta el año 1997.

Entre sus mayores contribuciones científicas destacan el descubrimiento de la enzima ADN polimerasa del virus bacteriófago phi29, de gran aplicación en biotecnología ya que permite amplificar el ADN de una manera muy efectiva. Esto tiene múltiples aplicaciones en disciplinas tales como la oncología, arqueología, medicina forense,...

Durante toda su carrera recibió muchos premios tanto nacionales como internacionales como por ejemplo el Premio Nacional Ramón y Cajal, la Medalla Echegaray, fue nombrada doctora honoris causa en varias universidades, … Además, fue miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y miembro de la Real Academia Española.